El Panadero

El panadero fue otro de los personajes que se veían a diario por las calles. Desde las seís de la mañana aparecía montado en una mula con dos grandes canastas y costales llenos de pan colgados a cada lado del animal. Desde temprano iniciaba su recorrido repartiendo el pan a todos los pueblitos del sector. En su trayecto recorría puestos de mercado, pulperías y directamente los hogares.

Antiguamente, los días domingo se repartía el pan gratis en los hogares limeños, o sea cuatro veces al mes. Costumbre que el tiempo se eliminó. Dentro de su oferta se vendían pan francés, tolete, carioca; los cachitos, el chancay, las rosquitas, las marraquetas. etc.. ah! y el budín que preparaban con el pan sobrante del día anterior.

Qué tiempos aquellos!